Make your own free website on Tripod.com
| Home | Biografia | Noticias | Producciones | Ficha Tecnica | Fotografías 1 | Música | ¿Que es musica? | Samuele Bacchiocchi | E.G.White | Los Mensajes Subliminales Parte 1 | Los Mensajes Subliminales Parte 2 | Historia del Clarinete | ¿De donde salieron las notas musicales? | Nombre de las notas | Nombre de las figuras | Nombre de las claves | Tonalidades | Acordes en guitarra | Acordes en piano | Archivos MIDI | ¿Què son los desibles? | ¿Conoces a Brian Warner? | Recursos | Links Cantantes y Conjuntos Vocales | Links Instrumentistas | Links de material

E.G.White

1.- EL PODER DEL CANTO:

Un medio de educación.

La historia de los cantos de la Biblia está llena de alusiones a los usos de la música y el canto. A menudo se pervierte la música haciéndola servir a malos propósitos y de ese modo llega a ser uno de los instrumentos seductores de la tentación. Pero, debidamente empleada, es un precioso don de Dios, destinado a elevar los pensamientos hacia temas más nobles, y a inspirar y levantar el alma.

Así como los israelitas cuando andaban por él desierto alegraron su camino con la música del canto sagrado, Dios invita a sus hijos de hoy a alegrar, por el mismo medio, su vida de peregrinaje. Pocos medios hay más eficaces para grabar sus palabras en la memoria, que el de repetirlas mediante el canto. Y esa clase de canto tiene, un poder maravilloso. Tiene poder para subyugar naturalezas rudas e incultas, para avivar el pensamiento y despertar simpatías para promover la armonía en la acción, y desvanecer la melancolía los presentimientos que destruyen el y valor, y debilitan el esfuerzo.

Es uno de los medios más eficaces para grabar en el corazón la verdad espiritual. Cuán a menudo recuerda la memoria alguna palabra de Dios al alma oprimida y a punto de desesperar, mediante el tema olvidado de algún canto de la infancia. Entonces las tentaciones pierden su poder, la vida adquiere nuevo significado y nuevo propósito, y se imparte valor y alegría a otras almas.

Nunca se debería perder de vista el valor del canto como medio educativo. Cántense en el hogar cantos como medio educativo. Cántense en la escuela, y los alumnos serán atraídos más a Dios, a sus maestros, y los unos a los otros.

Como parte del servicio religioso el canto no es menos importante que la oración. En realidad y más de un canto es una oración. Si se enseña al niño a comprender esto, pensará mas en el significado de las palabras que canta, y será más sensible a su poder (Ed 167, 168).

 

El talento del canto.

Una noche me Pareció estar en una reunión donde se hablaba de esos asunto, y un hombre muy serio y digno vino, y me dijo "Estáis orando para que el Señor envíe hombre y mujeres de talento para que se dediquen a la obra. Tenéis talento en vuestro medio que necesita recibir reconocimiento. Se formularon proposiciones sabías y se pronunciaron las palabras cuyo resumen doy a continuación. El dijo: "Llamo vuestra atención al talento del canto que debiera cultivarse, porque la voz humana expresada en el canto, constituye uno de los talentos dados por Dios y que deben emplearse para su gloria. El enemigo de la justicia utiliza provechosamente este talento a su servicio. Y lo que es un don de Dios, dado para bendecir las almas, es pervertido, mal aplicado y sirve a los propósitos de Satanás. Este talento de la voz es una bendición si se consagra al Señor para servir a su causa. X tiene talento, pero éste no es apreciado. Debiera tomarse en cuenta su posición, y su talento atraería a la gente, y ésta así, oiría el mensaje de verdad (Ev 363).

 

Una conexión viviente con Dios.

Debe haber una conexión viviente con Dios mediante la oración, una conexión viva con Dios en cantos de: alabanza y agradecimientos (Ev 363).

 

 

La educación de la lengua.

Si estáis sentados en los lugares celestiales con Cristo, no podréis dejar de alabar a Dios. Comenzad a educar vuestras lenguas para alabarlo, y enseñad a vuestros corazones a hacer melodías para Dios; y cuando el maligno comience a echar sombras a vuestro alrededor, cantad alabanza, a Dios (LC 97).

 

El canto ayuda a resistir la tentación.

Tributemos alabanza y acción de gracias por medio del canto Cuando nos veamos tentados, en vez de dar expresión a nuestros sentimientos, entonemos con fe, un himno de acción de gracias a Dios... El canto es un arma que siempre podemos esgrimir contra el desaliento. Abriendo así nuestro corazón a los rayos de luz de la presencia del Salvador, encontraremos salud, y recibiremos su bendición (MC 196).

 

Medios para obtener la victoria sobre el enemigo.

Vi que debernos elevamos diariamente, y mantener la ascendencia sobre los poderes de las tinieblas. Nuestro Dios es poderoso. Vi que cantar a la gloria de Dios muchas veces ahuyenta al enemigo, y alabar a Dios, lo derrota y nos da la victoria (Carta 5, 1850).

 

Los efectos del canto sagrado.

Grandes han sido las bendiciones recibidas por los hombres en respuesta a los himnos de alabanza. ¡Cuán a menudo se repite esta historia en la vida espiritual! ¡Cuán a menudo, por medio de las palabras de una canción sagrada, brotan en el alma manantial de penitencia y fe, de esperanza, de amor y gozo! (Ed 162).

 

Forma de hacer agradable el trabajo.

Alegrad vuestro trabajo con cantos de alabanza (CN 136).

 

Los cantos en el hogar.

Por la noche y por la mañana uníos con vuestros hijos en el culto a Dios, leyendo su Palabra, y cantando sus alabanzas. Enseñadles a repetir la ley de Dios. Respecto de los mandamientos, los israelitas recibieron esta instrucción: "Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando y andando por el camino, y al acostarte, y en tu casa, cuando te levantes". De acuerdo con estas palabras, Moisés mandó a los israelitas que pusieran música a las palabras de la ley...

Si era esencial para Moisés encarnar los mandamientos en el cántico sagrado, de manera que cuando marcharan por el desierto los niños pudieran aprender la ley versículo por versículo, ¡cuán esencial es en este tiempo enseñar a nuestros hijos la Palabra de Dios! Acudamos en ayuda del Señor, instruyendo a nuestros hijos a guardar los mandamientos al pie de la letra. Hagamos todo lo que esté de nuestra parte para hacer música en nuestro hogar, a fin de que el Señor pueda hacerse presente (Ev 364, 365).

 

Unión de la familia por medio del canto.

Felices los padres que pueden enseñar a sus hijos la Palabra escrita de Dios, con ilustraciones obtenidas de las Páginas abiertas del libro de la naturaleza; que pueden reunirse bajo los árboles verdes, al aire fresco y puro, estudiar la Palabra, y cantar alabanzas al Padre celestial.

Por medio de esta relación, los padres pueden ligar, sus hijos a sus corazones, y de este modo a Dios, con lazos que nunca podrán ser quebrantados (Ed 251).

 

El canto de los niños.

Los cultos deberían ser breves y llenos de vida, adaptados a la ocasión y variados. Todos deberían tener parte en la lectura de la Biblia aprender y repetir a menudo la ley de Dios. Los niños tendrán más interés si a veces se les permite que escojan la lectura. Hacedles Preguntas acerca de lo leído, y permitidles que también las hagan ellos. Mencionad cualquier cosa que sirva para ilustrar su significado. Si el culto no es demasiado largo, permitid que los Pequeñuelos oren y se unan al canto, aunque se trate de una sola estrofa (CN 494, 495).

 

2.- CRISTO Y EL CANTO

Cristo fue victorioso sobre la tentación cuando era niño.

Cuando Cristo era niño, como los que están aquí presentes, era tentado a pecar, pero nunca cedió al la tentación. Mientras crecía era tentado, pero los cantos que su madre le había enseñado, venían a su mente y él elevaba su voz en alabanza. Y antes de que sus compañeros se dieran cuenta, ellos también estaban cantando junto con él. Dios quiere que usemos cada facilidad que el cielo nos ha provisto, para resistir al enemigo (MS 65, 1901).

 

Cantos de fe y santa alegría.

Durante su vida terrenal, Jesús hizo frente a la tentación con un canto A menudo, cuando se decían palabra mordaces y ofensivas, cuando la atmósfera que lo rodeaba era sombría a causa de la melancolía, el disgusto, la desconfianza o el temor opresivo, se oía su canto de fe y santa alegría (Ed 166).

 

Su comunión con el cielo mediante el canto.

Cristo descendió a la pobreza, para poder enseñarnos cuán cerca podemos caminar con Dios en nuestra vida diaria. El tomó la naturaleza humana para poder simpatizar con todos los corazones. Fue capaz de simpatizar con todos. Podía participar en el tráfago, cumplir su parte para sostener a la familia en sus necesidades, acostumbrarse al cansancio, y no obstante no demostrar impaciencia. Su espíritu nunca estuvo tan lleno de cuidados mundanales, que no le dejara tiempo ni pensamiento, para las cosas celestiales. A menudo, se comunicaba con el cielo por medio del canto. Muchas veces los habitantes de Nazaret escucharon su voz levantarse en oración y agradecimiento a Dios; y los que se asociaban con él, que muchas veces se quejaban de su cansancio, eran alegrados por la dulce melodía que salía de sus labios (RH 24-10-1899).

 

Saludaba el día con sus cantos.

El alba le encontraba a menudo en algún retiro, sumido en la meditación, escudriñando las Escrituras, o en oración. Con su canto daba la bienvenida a la luz del día. Con himnos de acción de gracias amenazaba las horas de labor, y llevaba la alegría del cielo a los rendidos por el trabajo y a los descorazonados (MC 34).

 

La fragancia de sus cantos era como incienso.

A menudo expresaba su alegría cantando salmos e himnos celestiales. A menudo los moradores de Nazaret oían su voz que se elevaba en alabanza y agradecimiento a Dios. Mantenía comunión con el Cielo mediante el canto; y cuando sus compañeros se quejaban el cansancio, eran alegrados por la dulce melodía que brotaba de sus labios. Sus alabanzas parecían ahuyentar a los malos ángeles y, como incienso, llenaban el lugar de fragancia. La mente de los que le oían se alejaba del destierro que aquí sufrían, para elevarse a la patria celestial (DTG 54).

 

3.- EL CULTIVO DE LA VOZ Y EL CANTO

Debe enseñarse música en las escuelas.

Me alegra saber, que la escuela de Healdsburg ha introducido la música en su programa de enseñanza. Es necesario que las escuelas enseñen canto. Debería haber mucho más interés en el cultivo de la voz, de lo que por lo general se manifiesta. Los estudiantes que han aprendido a cantar cantos evangélicos dulces con melodía y nitidez, pueden hacer mucho bien como cantantes evangelistas. Ellos encontrarán muchas oportunidades para usar el talento que Dios les ha dado, para llevar melodía y alegría a muchos lugares solitarios y entenebrecidos por el pecado, la tristeza y la aflicción, cantando para aquellos que apenas tienen el privilegio de asistir a la iglesia (RH 27-8-1903).

 

La pronunciación y la entonación correcta.

No hay palabras que puedan expresar apropiadamente la profunda gloria del verdadero culto. Cuando los seres humanos cantan con el espíritu y la comprensión, los músicos celestiales toman los acordes y se unen en el canto de agradecimiento. El que nos ha otorgado todos los dones que nos capacitan para ser obreros junto con Dios, espera que sus siervos cultiven sus voces, para que pueda hablar y cantar, de tal manera que todos puedan entender. No es necesario cantar en voz alta, sino entonar en forma clara, pronunciar correctamente y tener una expresión nítida. Todos deben dedicar tiempo al cultivo de la voz, para que la alabanza a Dios pueda ser cantada en tonos claros y suaves, no con tonos agudos y ásperos que ofenden el oído. La habilidad de cantar es un don de Dios; y debe usarse para su gloria (9T 143, 144)

 

Belleza, sentimiento y poder.

La música podría ser un gran poder para el bien, pero no aprovechamos como debiéramos esta forma de rendir culto. El canto por lo general se hace por impulso o para satisfacer casos especiales, y otras veces se deja que los que canta lo hagan cometiendo errores; en esta forma la música pierde el efecto que podría ejercer las mentes. La música debiera tener belleza, sentimiento y poder. Elévense las voces en cantos de alabanza y devoción. Llamad en vuestro auxilio instrumentos musicales, si eso es posible, y asciendan hacia Dios las gloriosa armonías como una ofrenda aceptable.

Pero en ciertas ocasiones es difícil disciplinar a los que cantan, y conseguir que lo hagan en forma adecuada, que mejorar los hábitos de oración y exhortación Muchos quieren hacer las cosas de acuerdo con su Propio método; se oponen a las consultas y se impacientan cuando otro los dirige. Se requieren Planes bien maduros en el servicio de Dios. El sentido común es algo excelente en el culto que se rinde al Señor (Ev 368).

 

Las cualidades del buen canto.

Podemos introducir muchas mejoras en el canto. Algunos piensan que cuanto más alto canten, tanto musicales son pero el ruido no es música. El buen canto es como la música de los pájaros: suave y melodioso.

En algunas de nuestras iglesias, he escuchado solos que eran inapropiados para el servicio de culto en la casa de Dios. Las notas prolongadas y los sonidos peculiares tan comunes en el canto de ópera, no agradan a los ángeles. Estos se complacen en oír los sencillos cantos de alabanza expresados en un tono natural. Ellos se unen con nosotros en los cantos en los que cada palabra se pronuncia claramente, en un tono musical. Participan en las melodías cantadas con el corazón, el espíritu, y el entendimiento (Ev 372).

 

La solemnidad y la reverencia.

La melodía del canto, exhalada de muchos corazones en forma clara y distinta, es uno de los instrumentos de Dios en la obra de salvar almas. Todo el servicio debe ser dirigido con solemnidad y reverencia, como si fuese en la visible presencia del Maestro del Maestro de las asambleas (4TS 147).

 

La música es parte del culto de adoración a Dios en el ciclo.

La música forma parte del culto de Dios en los atrios del cielo. En nuestros cantos de alabanza, debemos intentar acercamos tanto como sea posible, a la armonía de los coros celestiales. A menudo me he entristecido al oír voces incultas, elevadas hasta la más alta nota, chillando literalmente, al expresar las sagradas palabras de algún himno de alabanza. Cuán inapropiadas son esas voces agudas y estridentes en el culto sagrado y el gozoso servicio de Dios. Anhelo tapar mis oídos, o huir lejos del lugar, y me alegro cuando el penoso ejercicio ha terminado (EV 370).

 

4.- EL USO EQUIVOCADO DE LA VOZ EN LA MÚSICA

Un ruido desconcertante.

Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en Indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera, que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas. Y a esto consideran como la actuación del Espíritu Santo. El Espíritu Santo nunca se manifiesta en esa forma, mediante ese ruido desconcertante. Esto constituye una invención de Satanás para ocultar sus ingeniosos métodos destinados a tornar ineficaz la pura, sincera, elevadora, ennoblecedora y santificadora verdad para este tiempo. Es mejor no mezclar nunca el culto a Dios con música, que utilizar instrumentos musicales pan realizar la obra que en enero pasado se me mostró que tendría lugar en nuestras reuniones de reavivamiento. La verdad para este tiempo, no necesita nada de eso para convertir a las almas. El ruido desconcertante aturde los sentidos y desnaturaliza aquello que, si se condujera en la forma debida, constituirá una bendición. El influjo de los instrumentos satánicos se une con el estrépito y el vocerío, con lo cual resulta un carnaval, y a esto, se lo denomina la obra del Espíritu Santo...

No debería estimularse esta clase de culto. Este mismo género de influencia advino después de cumplida la fecha de 1844. Ocurrieron las mismas representaciones. Los hombres se agitaron, y fueron estimulados por un poder que pensaban era el poder de Dios (2MS 41,42).

 

Una trampa satánica.

El Espíritu Santo no tiene nada que ver con ese desorden perturbador, y esa barahúnda, que me fueran mostrados en enero pasado. Satanás trabaja en medio del estruendo y de la confusión producida por esa clase de música, la cuál si fuera dirigida debidamente, serviría para alabar y glorificar a Dios. El diablo hace que tenga el mismo efecto que la mordedura ponzoñosa de la serpiente. Las cosas que han ocurrido en el pasado, también acontecerán en el futuro. Satanás convertirá la música en una trampa, debido a la forma como es dirigida (2MS 43).

 

Hay cantos que hacen llorar a los ángeles.

Pero hay una clase de reuniones sociales de un carácter, completamente diferente, partidas de placer que han deshonrado nuestras instituciones y la iglesia. Estimulan el orgullo de la indumentaria y de la apariencia, la complacencia propia, la hilaridad y el espíritu trivial. Satanás es agasajado como un huésped honrado y toma posesión de los que patrocinan estas reuniones. Me fue mostrada una visión de una compañía tal, donde se habían congregado los que profesan creer la verdad. Uno estaba sentado frente a un instrumento de música, y se oían cantos que hacían llorar a los ángeles, que todo lo observaban. Había alegría, había risa grosera y había mucho entusiasmo y cierta clase de inspiración, pero la alegría era de la clase que sólo Satanás puede crear. Es un entusiasmo, y una infatuación de los cuales se avergonzarán todos los que aman a Dios. Prepara a quienes participen en ello, para los pensamientos y los actos profanos. Tengo motivos para creer que algunos de los que participaron en, aquella, escena, se arrepintieron de corazón de su actuación vergonzosa (CM 323).

 

Cantos frívolos y música popular.

Me sentí alarmada,, cuando vi por doquiera la frivolidad de hombres y mujeres jóvenes que profesan creer la verdad. Tal parece que Dios no está en sus pensamientos. Tienen la mente llena de tonterías. Su conversación es vana y vacía. Tienen el oído aguzado para la música y Satanás sabe qué órganos excitar para animar, monopolizar y hechizar la mente a fin de que Cristo no sea deseado. Les falta ese anhelo del alma por el conocimiento divino, por el crecimiento en la gracia. Se me mostró que los jóvenes deben decidirse por una norma más alta, y hacer de la Palabra de Dios el líder de su consejo y su guía. Los jóvenes consideran con ligereza sus solemnes responsabilidades. La música introducida en sus hogares ha servido para apartar sus mentes de la verdad, en lugar de incitarlos a la santidad y la espiritualidad. Los cantos frívolos y la música popular moderna parecen compatibles con sus gustos. Los instrumentos de música han requerido tiempo que debería haberse dedicado a la oración. La música, cuando no se abusa de ella, es una gran bendición; pero cuando se hace de ella un uso equivocado, es una terrible maldición. Es excitante, pero no importe ni la fuerza, ni el valor que el cristiano sólo puede encontrar en el trono de la gracia, cuando humildemente hace conocer sus anhelos, y con fuertes lamentos y lágrimas ruega por fortaleza divina para ser fortalecido contra las poderosas tentaciones del maligno. Satanás está llevando cautivos a los jóvenes. ¡Qué podría decir para conducirlos a que rompan su poder de infatuación! El es un diestro seductor atrayéndolos a la perdición (1T 496, 497).

 

La música puede constituirse en ídolo.

Las cosas eternas tienen poca importancia para los jóvenes. Los ángeles de Dios lloran, cuando escriben en el rollo las palabras y actos de profesos cristianos. Los ángeles rondan alrededor de las moradas. Allí están reunidos los jóvenes; se escucha el sonido de música instrumental y vocal. Allí están reunidos los cristianos pero, ¿qué es lo que se escucha? Un canto, una cantinela frívola, apropiada para el salón de baile. He aquí a los ángeles puros recogiendo la luz que les rodea, y la obscuridad circunda a los que están en esa morada. Los ángeles se apartan de la escena. La tristeza se refleja en sus rostros. Mirad cómo están llorando. Esto lo he visto repetidas veces en todas las filas de guardadores del sábado. La música ha ocupado las horas que debieran dedicarse a la oración. La música es el ídolo que adoran muchos profesos cristianos guardadores del sábado. Satanás no objeta la música, si él puede convertirla en un canal a través del cual ganar acceso a las mentes juveniles. Cualquier cosa contribuye con su propósito de apartar la mente de Dios y ocupar el tiempo que debiera ser dedicado a su servicio. El obra mediante los medios que ejercerán la influencia más fuerte, para mantener en una infatuación agradable al mayor número de personas posible, mientras están paralizados por su poder. Cuando se saca buen provecho de ella, la música es una bendición; pero muchas veces se convierte en una de las agencias más atractivas de Satanás para entrampar a las almas. Cuando se abusa de ella, conduce a los que no están consagrados hacia el orgullo, la vanidad y la insensatez. Cuando se le permite ocupar el lugar de la devoción y la oración, es una maldición terrible. Los jóvenes se reúnen para cantar, y aunque profesan ser cristianos, muchas veces deshonran a Dios y a su fe, mediante su conversación frívola y su elección de la música. La música sagrada no es compatible con su gusto. Me fueron señaladas; las enseñanzas sencillas de la Palabra de Dios, que han sido pasadas por alto como inadvertidas. En el juicio todas estas palabras de inspiración condenarán a los que no las han tomado en cuenta (1T 505, 506).

 

Placeres prohibidos.

¡Cuánto contraste hay entre la antigua costumbre y los usa que con frecuencia se le da hoy a la música! ¡Cuántos son los que emplean este don especial para ensalzarse así mismos, en lugar de usarlo para glorificar a Dios! El amor a la música conduce a los incautos a participar con los amantes de lo mundano, en las reuniones de placer que Dios prohibió a sus hijos. Así, lo que es una gran bendición cuando se lo usa correctamente, se convierte en uno de los medios más certeramente empleados por Satanás para desviar la mente del deber y de la contemplación de las cosas eternas (PP 644, 645).

 

Ambición por la exhibición.

Los espectáculos musicales, que conducidos apropiadamente no hacen daño, son muchas veces una fuente de mal. En actual estado de la sociedad, con la baja moralidad existente, no sólo entre los jóvenes, sino también entre aquellos de más edad y experiencia, existe un peligro en volverse descuidados, y dar atención especial a los favoritos, creando así envidia, celos y conjeturas malignas. El talento musical muchas veces fomenta el orgullo y la ambición por la exhibición, y los cantantes dedican muy pocos pensamientos a la adoración a Dios. En lugar de conducir a las mentes, a recordar a Dios, muchas veces lo que hacen es provocar su olvido (Carta 6a, 1890).

 

Consejos a los directores de coro.

Fui llevada a algunos de sus ensayos de coro, y se me hizo leer los sentimientos existentes en el grupo que usted dirige. Había celos mezquinos, envidia, crítica y murmuración. Dios requiere un servicio prestado de todo corazón; el formalismo y el servicio prestado solamente de labios, son como bronce que resuena y címbalo que retiñe. Su canto tiene como finalidad la ostentación, y no la alabanza a Dios con el espíritu y el entendimiento. La condición del corazón revela la calidad de la religión del que profesa la piedad (Ev 369).

 

La elección que Dios hace del canto.

El canto forma parte tanto de la adoración de Dios en las reuniones religiosas como de los discursos, y cualquier rareza o peculiaridad cultivada atrae la atención de la gente, y destruye la impresión seria y solemne que debiera ser el resultado de la música sagrada. Cualquier cosa extraña y excéntrica en el canto, aparta de la seriedad y la santidad del servicio religioso. Los movimientos corporales, son de poco provecho. Todo lo que está conectado de cualquier manera con el culto religioso debe ser significado, solemne e impresionante. Dios no se agrada cuando los ministros que profesan ser los representantes de Cristo lo representan mal, usando su cuerpo en actitudes teatrales, haciendo gestos indecorosos y vulgares, y gesticulaciones toscas y ordinarias. Todo esto divierte y excita la curiosidad de los que quieren ver cosas extrañas, raras y excitantes, pero estas cosas no elevarán las mentes y corazones de los que las vean. Lo mismo se puede decir del canto. Usted asume actitudes indecorosas. Usted pone en el canto todo el poder y el volumen de voz posible. Usted ahoga las más delicadas melodías y notas, de voces más musicales que la suya. Los que escuchan en la tierra y los que escuchan en el cielo, no perciben como melodía esos movimientos corporales, ni esa voz alta y áspera. Este tipo de canto es defectuoso y no es aceptable a Dios como un acorde musical perfecto, suave y dulce. Entre los ángeles, no hay tales exhibiciones como las que a veces he visto en nuestras reuniones. Esas notas y gestos ásperos no se ven entre el coro angelical. Sus cantos no rechinan en el oído. Son suaves y melodiosos y brotan sin el gran esfuerzo que yo he visto. No son forzados ni tirantes, ni requieren esfuerzo físico. El hermano S no se da cuenta de cuántos están asombrados y disgustados. Algunos no pueden reprimir pensamientos, no muy sagrados, ni sentimientos de frivolidad al ver los movimientos no refinados hechos durante el canto. El hermano S se exhibe a sí mismo. Su canto no ejerce influencia para someter el corazón, y conmover los sentimientos. Muchos han asistido a las reuniones y escuchado las palabras, de verdad habladas desde el púlpito, que han convencido, y solemnizado sus mentes; pero muchas veces la forma en que se ha dirigido el canto, no ha profundizado la impresión hecha. Las demostraciones y contorsiones del cuerpo, la apariencia desagradable de esfuerzos extremados y forzados, ha parecido tan fuera de lugar para la casa de Dios, tan ridícula, que, las impresiones serias hechas sobre las mentes han sido removidas. La opinión que los presentes tienen de quienes creen la verdad, no es de un concepto tan alto como el que tenían antes del canto...

El [el hermano S] ha creído que cantar es lo más grande que se ha hecho en este mundo, y que él tenía la manera más grandiosa y maravillosa de hacerlo. Su canto está lejos de agradar al coro angelical. Imagínese a sí mismo formando parte de la orquesta angélica, elevando los hombros, haciendo énfasis en las palabras, moviendo el, cuerpo y subiendo todo el volumen de su voz. ¿Qué clase de concierto y armonía habría allí, con semejante exhibición delante de los ángeles? La música es de origen celestial, y hay un gran poder en la música. Fue la música de la muchedumbre de ángeles lo que conmovió los corazones de los pastores en las llanuras de Belén, y recorrió todo el mundo. Es por intermedio de la música con nuestras ocasiones se elevan hacia Aquel, que es la personificación de la pureza y la armonía. Es mediante la música y los cantos de victoria, que los redimidos finalmente recibirán la recompensa inmortal. Hay algo peculiarmente sagrado en la voz humana. Su armonía y su sumisión y expresión inspirada en los cielos, excede a cualquier instrumento musical. La música vocal es uno de los dones dados al hombre por Dios, un instrumento que no puede, ser sobrepasado o igualado, cuando el amor de Dios abunda en el alma. Cantar con el espíritu y la comprensión, es también una gran adición a los servicios devocionales en la casa de Dios. ¡Cómo ha sido degradado ese don! Si fuera santificado y refinado, realizaría un gran bien al derribar las barreras de prejuicios, y la incredulidad de corazones indiferentes, y sería un medio para convertir almas. No es suficiente entender los rudimentos del canto, pero con la comprensión, con el conocimiento, debería haber una conexión tal con el cielo, que los ángeles cantaran por intermedio nuestro. Su voz se ha escuchado en la iglesia en un tono tan alto, tan áspero, acompañada de una serie de gestos que no son los de más gracia, que no se podían escuchar los acordes más suaves y argentinos, más parecidos a la música angelical. Usted ha cantado más para los hombres que para Dios. Cuando su voz se ha elevado en tono alto por encima de toda la congregación, usted ha estado consciente de la admiración que estaba provocando. Ha estado teniendo realmente un concepto tan superior de su canto, que hasta ha pensado que debía ser remunerado por el ejercicio de ese don (MS 5, 1874)

 

La tendencia a los extremos.

No se debiere permitir que el canto aparte la mente de las horas de devoción. Si hay que dejar algo a un lado, que sea el canto. Una de las actuales tentaciones es llevar la práctica de la música a los extremos, prestando más atención a la música que a la oración. Por esta causa se han arruinado muchas almas. Cuando el Espíritu de Dios está despertando la conciencia y convenciendo de pecado, Satanás sugiere un ejercicio de canto o una escuela de canto que, conducida con ligereza y frivolidad, hace que la seriedad se disipe, y se apague todo, deseo por el Espíritu de Dios. De esta maneras la puerta del corazón, que está lista a ser abierta a Jesús, se cierra y es obstaculizada con el orgullo y la terquedad, y en muchos casos, nunca más se vuelve a abrir. Por las tentaciones que acompañan estos ejercicios de canto, muchos, que una vez estuvieron convertidos verdaderamente a la verdad, han sido conducidos a separarse de Dios. Han elegido cantar antes que orar, asistir a escuelas de canto en lugar de asistir a reuniones religiosas, hasta que la verdad ya no ejerce su poder santificador en sus almas. Esa clase de canto es, una ofensa para Dios (RH 24-7-1883).

 

5.- EL CANTO QUE SE ELEVA PARA LA GLORIA DE DIOS

La música en el cielo.

Vi la belleza del cielo. Oí a los ángeles cantar sus himnos arrobadores, tributando alabanza, honra y gloria a Jesús. Pude entonces tener una vaga percepción del prodigioso amor del Hijo de Dios (3TS 18).

 

Los ángeles como instrumentistas.

Se me ha mostrado el orden, el orden perfecto del cielo, y me he sentido arrobada mientras escuchaba la música Perfecta que hay allí. Después de salir de la visión, el canto aquí me ha sonado muy duro y discordante. He visto compañías de ángeles, de pie bajo una concavidad acústica, teniendo cada uno un arpa de oro. Cada arpa tenía en uno de sus extremos un instrumento para ajustarla o cambiarle el tono. Los dedos de los ángeles no se deslizaban descuidadamente sobre las cuerdas, sino que tocaban diferentes cuerdas para producir los diferentes sonidos. Siempre hay un ángel que dirige, el que primero toca el arpa y da el tono; entonces, todos se unen en la rica y perfecta música del cielo. Es algo que no puedo describir. Es una melodía celestial divina, mientras de cada rostro se proyecta la imagen de Jesús, brillando con una gloria inexpresable (1T 146).

 

Música arrobadora y tonos melodiosos.

Transportese repentinamente al cielo a estos hombres y mujeres que están satisfechos con su condición de enanos e inválidos en las cosas divinas, y hágaseles considerar por un instante el alto y santo estado de perfección que reina siempre allí, donde toda alma está llena de amor, donde todo rostro resplandece de gozo, y se elevan melodiosos acentos de música arrobadora en honor de Dios y del Cordero (3TS 90).

 

La influencia de los cantos en Lucifer.

Los ángeles reconocieron gozosamente la supremacía de Cristo, y postrándose ante él le rindieron su amor y adoración. Lucifer se postró con ellos, pero en su corazón se libraba un extraño y feroz conflicto. La verdad, la justicia y la lealtad luchaban, contra los celos y la envidia. La influencia de los santos ángeles pareció por algún tiempo, arrastrarlo con ellos. Mientras en melodiosos acentos se elevaban himnos de 477 alabanza cantados por millares de alegres voces, el espíritu del mal parecía vencido, indecible amor conmovía su ser entero; al igual que los inmaculados adoradores, su alma se hinchió de amor hacia el Padre y el Hijo (PP 15)

 

El coro angélico cuando Jesús nació.

Entonces los oídos mortales oyeron la melodía celestial, y el coro de ángeles fue arrebatado al cielo mientras terminaban su antífona siempre memorable. La luz se desvaneció... pero allí quedaba en los corazones de los pastores la representación más brillante que el hombre inmortal ha visto, y la bendita promesa y seguridad del advenimiento a nuestro mundo, del Salvador de los hombres, que llenó sus corazones con gozo y alegría, mezclado con la fe y el maravilloso amor de Dios (MeM 374).

 

El canto en la resurrección de Cristo.

Al surgir Jesús del sepulcro, aquellos resplandecientes ángeles se postraron en tierra para adorarle, y le saludaron con cánticos triunfales de victoria (PE 182).

 

Las almas redimidas son temas para cantos.

El alma redimida y limpiada de pecado, con todas sus nobles facultades dedicadas al servicio de Dios, es de un valor incomparable; y hay gozo en el cielo delante de Dios y de los santos ángeles por cada alma redimida, gozo que se expresa con cánticos de santo triunfo (CC 126)

 

Eco del canto de los ángeles en nuestros hogares.

Al conducirnos nuestro Redentor al umbral de lo infinito, inundado con la gloria de Dios, podremos comprender los temas de alabanza y acción de gracia del coro celestial que rodea el trono, y al despertarse el eco del canto de los ángeles en nuestros hogares terrenales, los corazones serán acercados más a cantores celestiales. La comunión con el cielo empieza en la tierra. Aquí aprendemos la clave de su alabanza (Ed 168).

 

El agradecimiento es la clave del cielo.

Surgiría dificultades que probarán su fe y su paciencia. Enfréntese a ellas con valor. Mire el lado, brillante. Si la obra es estorbada, cerciórese de que no es su falta, y entonces siga adelante, regocijándose en el Señor. El cielo está lleno de gozo. Resuena con las alabanzas a Aquel que hizo un sacrificio tan maravilloso para la redención de la raza humana. ¿No debería la iglesia en la tierra estar también llena de alabanza? ¿No deberían los cristianos publicar por todo el mundo el gozo, de servir a Cristo? Los que en el cielo se unan con el coro angélico en su cántico de alabanza, deben aprender en la tierra el canto del cielo, cuya clave es la acción de gracias (7T 244).

 

Los cantos del cielo.

[Muchos profesos cristianos] no conocen el lenguaje del cielo, y no están educando sus mentes para estar preparados a fin de poder cantar los himnos del cielo, o deleitarse en los ejercicios 479 espirituales que allí, recibirán la atención de todos (37S 88).

 

Alabad a Dios.

"El que sacrifica alabanza me honrara" (Sal. 50: 23), dice el Señor. Todos los habitantes del cielo se unen para alabar a Dios. Aprendamos él canto de los ángeles ahora, para que podamos cantarlo cuando nos unamos a sus huestes resplandecientes. Digamos con el salmista: "Alabaré a Jehová en mi vida: cantaré salmos a mi Dios mientras viviere". "Alábente los pueblos, oh, Dios: todos los pueblos te alaben" (PP 294).

 

La adoración en las cortes celestiales.

La música parte de la adoración a Dios en las cortes celestiales, y debemos tratar de acercarnos lo más posible a la armonía de los coros celestiales en nuestros cantos de alabanza. El adecuado adiestramiento de la voz es una característica importante de la educación y no debiera, descuidarse (ST 14-3-1900).

 

Cantos de santos y ángeles.

Pero si los santos fijaban los ojos en el premio que los aguardaba y glorificaban a Dios en alabanza, entonces los ángeles llevaban a la ciudad la grata nueva, y los ángeles de la ciudad tañían sus áreas arpas, y cantaban en alta voz: "¡Aleluya!" y por las bóvedas celestes repercutían sus hermosos cánticos (PE 39).

 

Misericordia en la tierra, música en el cielo.

Al abrir vuestra puerta a los menester y dolientes hijos de Cristo, estáis dando la bienvenida a ángeles invisibles. Invitáis la compañía de los seres celestiales. Ellos traen una sagrada atmósfera de gozo y paz. Vienen con alabanzas en los labios, y una nota de respuesta se oye en el cielo. Cada hecho de misericordia produce música allí. Desde su trono, el Padre cuenta entre sus más preciosos tesoros a los que trabajan abnegadamente (DTG 594).

 

La preparación para el cielo.

Para el alma humilde y creyente, la casa de Dios en la tierra es la puerta del cielo. El canto de alabanza, la adoración, las palabras pronunciadas por los representantes de Cristo, son los agentes designados por Dios, para preparar un pueblo para la iglesia celestial, para aquel culto más sublime en el que no podrá entrar nada que corrompa (4TS 145).

5.- EL CANTO COMO PARTE DEL CULTO

Un acto de adoración.

El canto, como parte del servicio religioso, es tanto un acto de culto, como lo es la oración. El corazón debe sentir el espíritu del canto para darle expresión correcta (PP 645).

 

El significado de las palabras en el canto.

Como parte del servicio religioso, el canto no es menos importante que la oración. En realidad más de un canto es una oración. Si se enseña al niño a comprender esto, pensará más en el significado de las palabras que canta, y será más sensible a su poder (Ed 168)

 

La preparación para la iglesia del cielo.

Dios es alto y sublime; y para el alma humilde y creyente, su casa en la tierra, el lugar donde su pueblo se reúne para, adorar, es la puerta del cielo. El canto de alabanza, las palabras habladas por los ministros de Cristo, son las agencias señaladas por Dios para preparar a la gente para la iglesia de arriba, para esa adoración más excelsa (YI 8-10-1896).

 

Los ángeles en nuestros cultos.

Recordemos todos que en cada asamblea de los santos realizada en la tierra, hay ángeles de Dios escuchando los testimonios, himnos, y oraciones. Recordemos, que nuestras alabanzas son suplidas por los coros de las huestes angélicas en lo alto (4TS 386, 387).

 

El tema de cada canto.

La ciencia de la salvación ha de ser la preocupación de todo sermón, el tema de todo canto. Preséntese este asunto con toda suplicación (Ev 366).

 

Cántese con espíritu y comprensión.

El mal de la adoración formal no puede representarse demasiado fuerte, pero no hay palabras para representar apropiadamente las profundas bendiciones del culto verdadero. Cuando los seres humanos cantan con el espíritu y la comprensión, los músicos celestiales toman la melodía y se unen en el canto de agradecimiento. El que ha derramado sobre todos nosotros los dones, que nos capacitan como obreros junto con Dios, espera que sus siervos cultiven sus voces, para que puedan hablar y cantar de manera que todos puedan entender. No es necesario cantar alto, sino tener una entonación clara, una pronunciación correcta, y una expresión nítida. Todos debemos cultivar la voz para que la alabanza a Dios pueda ser cantada en tonos claros y suaves, no con tonos ásperos y chillones que ofenden el oído. La habilidad de cantar es un don de Dios y debemos usarla para su gloria (9T 143, 144).

 

La belleza en el canto no es el todo.

Muchos están cantando hermosos himnos en las reuniones, himnos acerca de lo que harán o de lo que se proponen hacer; pero algunos no hacen estas cosas; no cantan con el espíritu, y con el entendimiento. De igual manera, algunos no resultan beneficiados con la lectura de la Palabra de Dios, porque no la incorporan a su propia vida, no la practican (Ev 370).

 

Himnos para la ocasión.

Los que hacen del canto una parte del culto divino, deben elegir himnos con música apropiada para la ocasión, no de notas fúnebres, sino alegres, y, con todo, melodías solemnes. La voz puede y debe ser modulada, enternecida, y subyugada (Ev 370).

 

Himnos para la congregación.

Otro asunto que debe recibir atención, tanto en los congresos como en cualquier otra parte, es el canto. El ministro no debe anunciar himnos para ser cantados hasta cerciorarse primero de que la congregación está familiarizada con ellos. Debe nombrarse una persona adecuada para dirigir este ejercicio, y su deber debe ser cerciorarse de que los himnos seleccionados se canten también con el espíritu y con la comprensión. Cantar es del culto a Dios, pero la manera chapucera en que a veces se conduce el servicio de canto, no es un crédito para la verdad ni un honor para Dios. Debe haber un orden y un sistema en esto, como en cualquier otra parte de la obra del Señor. Organícese un grupo de los mejores cantantes, cuyas voces puedan dirigir la congregación, y que todos los que quieren se les unan. Los que canten deben hacer un esfuerzo para cantar en armonía; deben dedicar algún tiempo a practicar, para que puedan emplear sus talentos para la gloria de Dios (RH 24-7-1883) .

 

El servicio de canto.

En los cultos no debe haber nada de naturaleza teatral. En el canto no deben participar sólo unos pocos, Debe a los presentes a unirse en el servicio de canto. Hay algunos que tienen el don especial de poder cantar, y hay ocasiones en que el canto de una sola persona, o de un grupo, dan un mensaje especial. Pero pocas veces deben cantar sólo unos pocos. La habilidad de cantar; es un talento de influencia que Dios desea que todos cultiven y usen para la gloria de su nombre (7T 115, 116 ).

 

Cantos dulces y sencillos.

¿Cómo puede Dios ser glorificado cuando dependéis para vuestros cantos de un coro mundano, que trabaja a sueldo? Hermano mío, cuando Ud. vea estas cosas con plena claridad, 485 tendrá en sus reuniones únicamente cantos dulces y sencillos, y pedirá a toda la congregación que se una en el canto. ¿Qué importa si entre los presentes hay algunas cuyas voces no son tan musicales como la voz de los demás? Cuando el canto es tal que los ángeles pueden unirse con los cantores, se produce sobre la mente una impresión que el canto que procede de labios no santificados, no puede hacer (Ev 371).

 

El encanto del canto congregacional.

En las reuniones que se realizan, no debiera descuidarse el canto. Dios puede ser glorificado por esta parte del servicio. Y cuando los cantores ofrecen sus servicios, deben ser aceptados. Pero no deben emplearse dinero para contratar cantores. A menudo el canto de los himnos sencillos por parte de la congregación tiene un encanto que no poseen las selecciones de un coro, por mucha habilidad que tenga (Ev 371).

 

El reino de Dios es más que formalismo.

El formalismo y la ceremonia no constituyen el reino de Dios. Las ceremonias se multiplican y se tornan extravagantes, mientras se pierden, los principios vitales del reino de Dios. Pero Dios no requiere el formalismo ni las ceremonias. El anhela recibir de su viña frutos en términos de santidad abnegación, obras de bondad, misericordia y verdad. La ropa suntuosa los cantos elaborados y la música instrumental en la iglesia, no invitan a los cantos del coro de ángeles. Estas cosas son a la vista de Dios como las ramas de la higuera que no tenían nada más que hojas ostentosas. Cristo busca frutos y principios manifestados en bondad, simpatía y amor. Estos son los principios del cielo, y cuando se manifiestan en las vidas humanas, podemos saber que Cristo ha sido formado en el interior como la esperanza de gloria. Una congregación puede ser la más pobre de la zona, sin música ni lucimiento exterior, pero si posee estos principios, los miembros pueden cantar, porque el gozo de Cristo está en sus almas, y pueden ofrecer esto como una suave ofrenda a Dios (Ev 372, 373).

 

El servicio de canto no es un concierto.

Se me presentó el hecho de que si el pastor escuchara el consejo de sus hermanos, y no actuará con precipitación de la manera en que lo hace, al efectuar un gran concierto para obtener grandes congregaciones, tendría más influencia para el bien y su obra lograría un, éxito más notable. Debe descartar de sus reuniones todo aquello que tenga semejanza de despliegue teatral; pues tales apariencias exteriores no añaden fuerza al mensaje que presenta. Cuando el Señor pueda cooperar con él, su obra no necesitará hacerse de una manera tan costosa. No tendrá necesidad entonces de gastar tanto en anunciar sus reuniones. No dependerá tanto del programa musical. Esta parte de sus servicios se presenta más como un concierto, que como un servicio de canto de una reunión religiosa (Ev 365).

 

La música aceptable a Dios.

Las cosas superfluas que se han introducido en el culto en_ deben evitarse decididamente... Dice acepta la música únicamente, cuando por su influencia los corazones se santifican y se enternecen. Pero muchos que se complacen con la música, no saben lo que significa producir melodías para Dios en sus corazones. Sus corazones han ido "tras los ídolos" (Ev 373).

 

Escombros en la iglesia.

Cuando los cristianos profesos alcancen la norma elevada que es su privilegio alcanzar, la sencillez de Cristo será mantenida en todos sus servicios de culto. Las formas, las ceremonias y las realizaciones musicales no constituyen la fortaleza de la iglesia. Sin embargo, estas cosas, han Tomado el lugar que Dios debiera tener, tal como aconteció en el culto de los judíos.

El Señor me ha revelado que cuando el corazón es limpiado y santificado, y cuando los miembros de la iglesia participan de la naturaleza divina, saldrá poder de la iglesia que cree en la verdad, y hará entonar melodías a los corazones. Entonces los hombres y las mujeres no dependerán de sus instrumentos musicales, sino del poder de la gracia de Dios que proporcionara plenitud de gozo Hay que llevar a cabo la obra de suprimir los escombros que han sido introducidos en la iglesia... Este mensaje no es solamente para la iglesia de ___, sino para todas las demás iglesias que han seguido su ejemplo (Ev 373).

 

La sencillez en los servicios religiosos.

Los verdaderos pastores conocen el valor de la obra interna del Espíritu Santo en el corazón humano. Están satisfechos con la sencillez en los servicios religiosos. En vez de presentar muchos cantos no sagrados, conceden su principal atención al estudio de la Palabra, y tributan alabanza a Dios desde el corazón. Por encima del adorno exterior dan importancia al adorno interior, el ornamento de un espíritu humilde y tranquilo. En sus bocas no se encuentra engaño (Ev 366).

 

La obra del Espíritu Santo.

Los corazones de muchos, en el mundo, tanto como en la iglesia, están hambrientos del pan de vida y sedientos de las agua de salvación. Se interesan en el servicio de canto, pero no sienten anhelo por los cantos, y ni siquiera por la oración. Quieren conocer, las Escrituras. ¿Qué dice la Palabra de Dios que pueda aplicarse a mí? El Espíritu Santo está trabajando en la mente y en el corazón, y los está llevando hacia el pan de vida. Ven que toda cambia a su alrededor. Los sentimientos humanos, las ideas humanas de lo que constituye la religión, todo cambia. Acuden a escuchar la Palabra sin alteración alguna (Ev 365, 366).

 

El equilibrio debido en los congresos campestres.

Podemos mejorar nuestra forma de conducir las reuniones campestres y de reavivamiento, para que todos los que asisten reciban una atención más directa. Se llevan a cabo algunas reuniones sociales en la carpa grande, donde todos se reúnen para rendir culto, pero éstas son tan numerosas que sólo unas pocas personas pueden participar, y muchos hablan con voz tan baja que pocos pueden oírlos...En algunos casos se dedicó mucho tiempo a cantar. Se cantó un largo himno antes de la oración, un largo himno después de la oración, y ha habido mucho canto entremezclado con las actividades del resto de la reunión. En esta forma se han utilizado indebidamente valiosos momentos, y no se ha hecho ni la mitad del bien que habría podido realizarse, si estas preciosas reuniones se hubieran dirigido debidamente (Ev 372).

 

El acompañamiento instrumental.

En nuestros congresos campestres debe haber cantos y acompañamiento de instrumentos. Los instrumentos musicales se usaban en los servicios religiosos en tiempos antiguos. Los adoradores alababan a Dios con el arpa y los címbalos, y la música debiera tener su lugar en nuestros cultos. Así aumentará el interés (6T 62).

 

 El cuidado en el servicio de canto.

En las reuniones que se celebren, elíjanse a unos cuantos, para que tomen parte en el servicio de canto. Y sea el canto acompañado de instrumentos musicales hábilmente manejados. No debemos oponernos al empleo de instrumentos de música en nuestra obra. Esta parte del servicio ha de ser dirigida con cuidado; porque el canto ha de alabar a Dios. El canto no ha de ser entonado siempre por unos pocos. Tan a menudo como se pueda, participe en él la congregación (OE 370, 371).

 

6.- CANTAR ES UN MEDIO PARA TESTIFICAR

Un instrumento para salvación.

La melodía del canto, exhalada de muchos corazones en forma clara y distinta, es uno de los instrumentos de Dios en la obra de salvar almas (4TS 147).

 

Un poder para ganar almas.

La voz humana tiene mucho poder afectivo y musicalidad, y si el que aprende, realiza esfuerzos decididos, adquirirá el hábito de hablar y cantar, que será para él un poder para ganar almas para Cristo (Ev 367, 368).

 

Son dones de Dios.

Su voz, su influencia, su influencias, su tiempo, todos estos son dones para Dios y deben  usarse para ganar almas para Cristo (9T 38). 491

 

Evangelistas cantantes.

Por la noche se reunió en la iglesia un gran auditorio para escuchar un programa musical presentado por el hermano Beardslee y sus alumnos. La buena música cantada es parte importante del culto a Dios. Estoy contenta de que el hermano Beardslee está enseñando a los estudiantes para que puedan llegar a ser evangelistas cantantes (FE 487).

 

El canto en la visitación.

Aprendan a cantar los cantos más sencillos. Esto los ayudará en la labor de casa en casa, y los corazones serán conmovidos por la influencia del Espíritu Santo. A Cristo se le escuchaba a menudo cantar himnos de alabanza... Había gozo en su corazón. Por la lectura de la Palabra sabernos que gozo entre los ángeles del cielo cuando un pecador se arrepiente, y que el Señor se regocija por los cantos de su iglesia (MeM 245).

 

El canto de los jóvenes para las clara superiores.

Estudiantes, vayan a los caminos y a los vallados. Traten de alcanzar a las clases superiores y a las humildes. Vayan a las casas del rico y del pobre, y cuando tengan oportunidad pregunten: "¿Le gustaría que cantáramos? Nos gustaría tener un servicio de canto para usted". Entonces, mientras los corazones se suavizan, puede que se abra ante ustedes la oportunidad de ofrecer algunas palabras de oración, para recibir las bendiciones de Dios. La mayoría aceptará. Este ministerio es una verdadera obra misionera. Dios quiere que todos estemos convertidos, y aprendamos a participar con todo fervor en esfuerzos misioneros. El nos bendecirá en este servicio a favor de otros, y veremos su salvación (RH 27-8-1903).

 

El servicio de canto en los viajes.

El sábado, tuvimos un servicio de canto. El hermano Lawrence, que es músico, dirigió el canto. Al parecer todos los pasajeros del coche disfrutaron mucho con el servicio, y muchos de ellos se unieron al canto. El domingo realizando otro servicio de canto, después del cual el pastor Corliss pronunció un corto discurso usando como tema las palabras: "Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios" (1 Juan 3: 1). Los Pasajeros escucharon atentamente y al parecer apreciaron lo que se dijo (Ev 367).

 

Los ángeles como maestros de canto.

Se necesita a los que poseen el don del canto. El canto es uno de los medios más efectivos, para grabar la verdad espiritual en el corazón. A menudo las palabras de los himnos sacros abrieron la fuente del arrepentimiento y de la fe... Miembros de iglesia, jóvenes y adultos, deben ser instruidos para proclamar este último mensaje al mundo. Si proceden con humildad, los ángeles dé Dios los acompañarán, enseñándoles cómo elevar la voz en oración, cómo elevar la voz en canto y cómo proclamar el mensaje del evangelio para este tiempo.

 

7.-EL CANTO EN EL PUEBLO DE ISRAEL

El canto y la historia humana.

La melodía de la alabanza es la atmósfera del cielo; y cuando el cielo se pone en contacto con la tierra, se oye la música y alabanza, "alegría y gozo, alabanza y voces de canto". Por encima de la tierra recién creada, hermosa e inmaculada, bajo la sonrisa de Dios," alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios". Los corazones humanos, al simpatizar con el cielo, han respondido a la bondad de Dios con notas de alabanza. Muchos de los sucesos de la historia humana han estado ligados al canto (Ed 161)

 

El cruce del Mar Rojo.

El primer himno que registra la Biblia, que haya brotado de labios humanos, es la gloriosa expresión de agradecimiento de las huestes de Israel junto al Mar Rojo (Ed 162).

 

María como directora del coro.

Como una voz que surgiera de gran profundidad, elevaron las vastas huestes de Israel ese sublime tributo (véase Exo. 15: 1-16). Las mujeres israelitas también se unieron al coro. María la hermana de Moisés, dirigió a las demás, mientras cantaban con paraderos y danzaban. En la lejanía del desierto y del mar resonaba el gozoso coro, y las montañas repetían el eco de las palabras de alabanza: "Cantad a Jehová; porque en extremo se ha engrandecido" (PP 293).

 

El canto de Moisés.

Estas palabras [el canto de Moisés] se repitieron a todo Israel y constituyeron un himno que se cantaba a menudo, expresado en exaltados y Melódicos acordes. Tal fue la sabia actuación de Moisés de presentarles la verdad en cantos, para, que se familiarizaran con ella al entonarla, y para que así, se grabaran en las mentes de todo el pueblo, jóvenes y viejos. Era importante que los niños aprendieran este, canto, porque éste debía hablarles, amonestarlos, restringirlos, reprobarlos y animarlos. Era un sermón continuo (Ev 362).

 

Cantos proféticos.

Para grabar profundamente estas verdades en la mente de todos, el gran caudillo las puso en versos sagrados. Ese canto fue no sólo histórico, sino también profético, al paso que narraba cuán maravillosamente Dios había obrado con su pueblo en lo Pasado, predecía los grandes acontecimientos futuros, la victoria final de los fieles, cuando Cristo vuelva con poder y gloria. Se le mandó al pueblo que aprendiera de memoria este poema histórico y lo enseñara a sus hijos y a los hijos de sus hijos. Debía cantarlo la congregación cuando se reunía para el culto y debían repetirlo sus miembros individuales mientras se ocupaban en sus tareas cotidianas (PP 500).

 

Los mandamientos de Dios en canto.

Mientras el pueblo vagaba por el desierto, el canto era un medio de grabar en sus mentes muchas lecciones preciosa. Cuando fueron librados del ejército de Faraón, toda la hueste de Israel se unió en un canto de triunfo. Por el desierto y el mar resonaron a lo lejos las estrofas de júbilo, y en las montañas repercutieron los acentos de alabanza: "Cantad a Jehová, porque en extremo se ha engrandecido!" Con frecuencia se repetía durante el viaje este canto, que animaba los corazones y, encendía la fe de los Peregrinos. Por indicación divina expresaban también los mandamientos dados desde el Sinaí, con las promesas del favor de Dios y el relato de los milagros que hizo para librarlos, en cantos acompañados de música instrumental, a cuyo compás marchaba el pueblo mientras unía sus voces en alabanza. De ese modo se apartaban sus pensamientos de las pruebas y dificultades del camino, se calmaba el espíritu inquieto y turbulento, se inculcaban en la memoria los principios de la verdad, y la fe se fortalecía. La acción en concierto servía para enseñar el orden y la unidad, y el pueblo se ponía en más íntima comunión con Dios y con sus semejantes (Ed 39).

 

Las palabras de la ley en música.

De acuerdo con estas palabras, Moisés instruyó a los israelita a ponerles, música a las palabras de la ley. Mientras los niños mayores tocaban instrumentos musicales, los menores marchaban y cantaban en concierto, el cántico de los mandamientos de Dios. En los años subsiguientes retenían en su mente las palabras de la ley que aprendieran durante la niñez. Si era esencial para Moisés encarnar los mandamientos en el cántico sagrado, de manera que cuando marcharan por el desierto los niños pudieran aprender la ley versículo por versículo, cuán esencial es en este tiempo enseñar a nuestros hijos la Palabra de Dios. Acudamos en ayuda del Señor, instruyendo a nuestra hijos a guardar los mandamientos al pie de la letra. Hagamos todo lo que esté de nuestra parte para hacer música en nuestro hogar, a fin de que el Señor pueda hacerse presente (Ev 364, 365).

 

Cantos memoriales.

El trato de Dios con su pueblo debe ser repetido con frecuencia... A fin de que no olvidaran la historia pasada, [Dios] ordenó a Moisés que inmortalice esos acontecimientos en cantos, a fin de que los padres pudieran enseñarlos a sus hijos (47S 384, 385).

 

Música en las escuelas de los profetas.

En esas escuelas, los principales temas de estudio eran la ley dé Dios, con las instrucciones dadas a Moisés, la historia y la música sagradas, y la poesía...El intelecto santificado sacaba del tesoro de Dios cosas nuevas y viejas, y el Espíritu de Dios se manifestaba en la profecía, y el canto sagrado (Ed 47).

 

Melodía sacra para los estudiantes.

El arte de la melodía sacra era diligentemente cultivado. No se escuchaban valses frívolos, ni cantos impertinentes que ensalzaran al hombre y apartaran la atención de Dios, sino sagrados y solemnes salmos de alabanza al Creador, que exaltaban su nombre y hacían recuento de sus obras maravillosas. De este modo, la música se hacía para servir a propósitos santos, para elevar los pensamientos a lo que era puro y noble y elevador, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud a Dios (FE 97, 98).

 

Música para un propósito sagrado.

Se empleaba la música con un propósito santo, para elevar los Pensamientos hacia aquello que es Puro, noble y enaltecedor, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud hacia Dios. ¡Cuántos son los que emplean este don especial para ensalzarse a sí mismos, en lugar de usarlo para glorificar a Dios! El amor a la música conduce a los incautos, a participar con los amantes de lo mundano en las reuniones de placer, adonde Dios prohibió a sus hijos que fueran. Así, lo que es 498 una gran bendición cuando se lo usa correctamente, se convierte en uno de los medios más certeramente empleados por Satanás, para desviar la mente del deber y de la contemplación de las cosas eternas" (PP 644, 645).

 

Los Salmos de David son una inspiración constante.

La comunión con la naturaleza y con Dios ... no sólo había de moldear el carácter, de David, e influir en su vida futura, sino que también por medio de los salmos del dulce cantor de Israel, en todas las edades venideras, habrían de comunicar amor y fe al corazón de los hijos de Dios, acercándolos al corazón siempre amoroso de Aquel en quien viven todas sus criaturas (PP 694, 695).

 

Adoración de David por el canto.

Las revelaciones diarias del carácter y la majestad de su Creador, henchían el corazón del poeta de adoración y regocijo. En la contemplación de Dios y de sus obras, las facultades de la mente y del corazón de David, se desarrollaban y fortalecían para la obra de su vida ulterior. Diariamente iba participando en una comunión más íntima con Dios. Su mente penetraba constantemente en nuevas profundidades, en busca de temas que le inspirasen cantos y arrancasen música a su arpa. La rica melodía de su voz, difundida a los cuatro vientos, repercutía en las colinas como si fuera en respuesta a los cantos de regocijo de los ángeles del cielo (PP 694).

 

Música del ciclo para el rey Saúl.

En la providencia de Dios, David, como hábil tañedor de arpa, fue llevado ante el rey. Sus sublimes acordes inspirados por el cielo tuvieron el efecto deseado. La melancolía cavilosa que se había posado como una nube negra sobre la mente de Saúl, se desvaneció como por encanto (PP 696).

 

Consuelo por medio de la música.

Había estado [David] en la corte del rey, y había visto las responsabilidades reales. Había descubierto algunas de las tentaciones que asediaban el alma de Saúl, y había penetrado en algunos de los misterios del carácter y el trato del primer rey de Israel. Había visto la gloria real ensombrecida por una nube obscura de tristeza, y sabía que en su vida privada la casa de Saúl distaba mucho de tener felicidad. Todas estas cosas provocaban inquietud en el que había sido ungido para ser rey de Israel. Pero cuando se sentía absorto en profunda meditación, y atribulado por pensamientos de ansiedad, echaba mano a su arpa y producía acordes que elevaban su mente al Autor de todo lo bueno, y se disipaban las nubes obscuras, que parecían entenebrecer el horizonte del futuro (PP 697).

 

David como director de canto.

Los hombres de Israel la seguían [al arca] con gritos de alabanza y de regocijo, y con cantos de júbilo, pues era una gran multitud de voces la que se unía a la melodía y el sonido de los instrumentos musicales. "Así David y 500 toda la casa de Israel llevaban el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta" (2 Sam. 6: 5) (PP 763).

 

Música para la procesión del arca.

En seguimiento del símbolo de su Rey invisible, la procesión triunfal se aproximó a la capital. Se produjo entonces una explosión de cánticos, para pedir a los espectadores que estaban en las murallas que las puertas de la ciudad santa, se abrieran de par en par:

"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria".

Un grupo de cantantes y músicos preguntó: "¿Quién es este Rey de gloria?"

Y de otro grupo partió la respuesta: "Jehová, el fuerte y valiente,

Jehová, el poderoso en batalla". Entonces centenares de voces, al unísono,

se unieron al coro triunfal: "Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria".

Nuevamente se oyó la regocijada pregunta: "¿Quién es este Rey de gloria?

Y "como ruido de muchas aguas" se oyó la voz de la gran multitud en contestación arrobada: "Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria" (PP 766, 767).

 

El canto en la experiencia de David.

El salmo 51 es una expresión del arrepentimiento de David, cuando le llegó el mensaje de reprensión de parte de Dios... Así, en un himno sagrado que había de cantarse en las asambleas públicas de su pueblo, en presencia de la corte, los sacerdotes y jueces, los príncipes y guerreros, y que iba a preservar hasta la última generación el conocimiento de su caída, el rey de Israel relató todo lo concerniente a su pecado, su arrepentimiento, y su esperanza de perdón Por la misericordia de Dios (PP 7849 785).

 

La música como medio de liberación de la idolatría.

El servicio de canto fue hecho parte regular del culto religioso, y David compuso salmos, no solo para el uso de los sacerdotes en el servicio del santuario, sino también para que los cantara el pueblo mientras iba al altar nacional para las fiestas anuales. La influencia así ejercida fue muy abarcante, y contribuyó a liberar a la nación de las garras de la idolatría.  Muchos de los pueblos vecinos, al ver la prosperidad de Israel, fueron inducidos a pensar favorablemente en el Dios de Israel, que había hecho tan grandes cosas para su pueblo (PP 768).

 

El canto en la hora de la prueba.

¿Cuáles eran en este peligro terrible los sentimientos del padre y rey, tan cruelmente agraviado? ¿Con qué palabras expresó lo que sentía su alma el que era "hombre valiente", guerrero y rey, cuya palabra era ley, ahora traicionado por un hijo a quien había amado y mimado, y en quien había confiado imprudentemente, mientras era agraviado y abandonado por los súbditos ligados a él por los vínculos más estrechos del honor y de la lealtad?

En la hora de su prueba más negra, el corazón de David se apoyó en Dios, y cantó (PP 802).

 

Como parte del sistema del santuario.

Cuando llevó al templo el arca sagrada que contenía las dos tablas de piedra sobre las cuales el dedo de Dios había escrito los preceptos del Decálogo, Salomón siguió el ejemplo de su padre David. A cada intervalo de seis pasos ofreció sacrificio. Con cantos, música y gran pompa, "los sacerdotes metieron el arca del pacto de Jehová en su lugar, en el oratorio de la casa, en el lugar santísimo". Al salir del santuario interior, se colocaron en los lugares que les habían sido asignados. Los cantores, que eran levitas ataviados de lino blanco y equipados con címbalos, salterios y arpas, se hallaban en el extremo situado al oriente del altar, y con ellos había 120 sacerdotes que tocaban las trompetas (véase 2 Crónicas. 5: 7, 12) (PR 27, 28).

 

Cantos para la batalla

"Entonces Josafat se inclinó rostro por tierra, y así mismo todo Judá y los moradores de Jerusalén se postraron delante de Jehová, y adoraron a Jehová. Y levantáronse los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová, el Dios de Israel, a grande y alta voz. Temprano por la mañana se levantaron, y fueron al desierto de Tecoa. Mientras avanzaban la batalla, Josafat dijo: "Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed a Jehová vuestro Dios, y seréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. Y habiendo consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen a Jehová, y alabasen en la hermosura de la santidad" (2 Crón. 20: 14-21). Estos cantores iban delante del ejército, elevando sus voces en alabanza a Dios por la promesa de la victoria. Eso de alabar a Jehová con cantos y ensalzar al Dios de Israel, era una manera singular de ir a pelear contra el ejército enemigo. Tal era su canto de batalla. Poseían la hermosura de la santidad. Si hoy se alabase más a Dios, aumentaría constantemente la esperanza, el valor y la fe. ¿No fortalecería esto las manos de los soldados valientes que hoy defienden la verdad? (PR 149).

 

El registro de Nehemías de los cantos de los levitas

Los levitas, en su himno registrado por Nehemías, cantaba: "Tú, oh Jehová, eres solo; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, y toda su malicia, la tierra y todo lo que está en ella... tú vivificas todas estas cosas" (Neh. 9: 6) (PP 107).

 

El cuidado de Dios por Israel.

Y el himno de los levitas, conservado por Nehemías, describe vívidamente el cuidado de Dios por Israel, aun durante aquellos años cuando estaban desechados y desterrados: "Tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto: la columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni la columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir. Y diste tu Espíritu bueno para enseñarlos, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste en su sed. Y sustentástelos cuarenta años en el desierto... sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies" (Neh. 9: 19-21) (PP 430, 431).

 

La alabanza en los días de Esdras.

Entonces, de la muchedumbre congregada, que estaba de pie con las manos extendidas al cielo, se elevó este cantó: "Bendigan el nombre tuyo, glorioso y alto sobre toda bendición y alabanza. Tú, oh Jehová, eres sólo:. tu hiciste los cielos, y los cielos de los cielos y toda su milicia; la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran" (Neh. 9: 5, 6).Acabado el canto de alabanza, los dirigentes 505de la congregación relataron la historia de Israel, para demostrar cuán grande había sido la bondad de Dios hacia ellos, y cuán ingratos habían sido (PR 491).

 

El canto en los viajes a Jerusalén

El viaje a Jerusalén, hecho al sencillo estilo patriarcal, en medio de la belleza de la estación primaveral, las riquezas del verano, o la gloria y la madurez del otoño, era una delicia. Desde el anciano canoso hasta el niñito, acudían todos con una ofrenda de gratitud a encontrarse con Dios en su santa morada. Durante el viaje, los niños hebreos oían el relato de los sucesos del pasado, las historias que tanto a los jóvenes como a los viejos les gustaba recordar. Se cantaban las canciones que habían animado a los que erraban por el desierto. Se cantaban también los mandamientos de Dios que, ligados a las benditas influencias de la naturaleza y a la bondadosa asociación humana, se fijaban para siempre en la memoria de más de un niño o joven (Ed 42).

 

La música en la fiesta de las cabañas.

Con cantos sagrados y agradecimiento, los adoradores celebraban esta ocasión. Un poco antes de la fiesta venía el día de las expiaciones, en el cual, después de confesar sus pecados, el pueblo era declarado en paz con el Cielo. Así quedaba preparado el regocijo de la fiesta. Se elevaba triunfalmente el salmo: "Alabad a Jehová, porque es bueno; porque para siempre es su misericordia", mientras que toda clase de música, mezclada con clamores de hosanna, acompañaba el canto al 506 unísono. El templo era el centro del gozo universal. Así, se veía la pompa de las ceremonias de los sacrificios. Allí, alineado a ambos lados de las gradas de mármol blanco del edificio sagrado, el coro de levitas dirigía el servicio de canto. La multitud de los adoradores, agitando sus palmas y ramas de mito, unían su voz a los acordes, y repetía el coro; y luego la melodía era entonada por voces cercanas y lejanas, hasta que de las colinas circundantes, parecían brotar cantos de alabanza. Por la noche, el templo y su atrio resplandecían de luz artificial. La música, la agitación de las palmas, los gratos hosannas, el gran concurso de gente, sobre el cual la luz se derramaba desde las lámparas colgantes, el atavío de los sacerdotes y la majestad de las ceremonias se combinaban, para formar una escena que impresionaba profundamente a los espectadores. Pero la ceremonia más impresionante de la fiesta, la que causaba el mayor regocijo, era una conmemoración de cierto acontecimiento de la estada en el desierto.

Al alba del día, los sacerdotes emitían una larga y aguda nota con sus trompetas de plata, y las trompetas que contestaban, así como los alegres gritos del pueblo desde sus cabañas, que repercutían por las colinas y los valles, daban la bienvenida al día de fiesta. Después, el sacerdote sacaba de las aguas del Cedrón un cántaro de agua, y alzándolo en alto mientras resonaban las trompetas, subía las altas gradas del templo, al compás de la música, con paso lento y mesurado, cantando mientras tanto: "Nuestros pies estuvieron en tus puertas, oh Jerusalén". Llevaba el cántaro al altar, que ocupaba una posición central en el atrio de los sacerdotes. Allí había dos palanganas de plata, con un sacerdote de pie al lado de cada una. El cántaro de agua era derramado en una, y un cántaro de vino en la otra; y el contenido de ambas, fluyendo por un caño que comunicaba con el Cedrón, era conducido al Mar Muerto. La presentación del agua consagrada representaba la fuente, que a la orden de Dios había brotado de la roca para aplacar la sed de los hijos de Israel. Entonces repercutían los acordes jubilosos: "Porque fortaleza y mi canción es... Jehová; sacaréis agua con gozo de las fuentes de la salud" (Isa. 12:2,3) (DTG 412, 413).

 

El canto en la entrada triunfal de Jesús.

De las multitudes reunidas para asistir a la Pascua, miles salen para dar la bienvenida a Jesús. Le saludan agitando palmas, y prorrumpiendo en cantos sagrados (DTG 525)

 

La alabanza en la última cena.

Antes de salir del aposento alto, el Salvador entonó con sus discípulos un canto de alabanza. su voz fue oída, no en acordes de alguna endecha triste, sino en las gozosas notas del cántico pascual (véase Salmo 117) (DTG 626,627).

 

8.- CANTO-RESURRECCIÓN Y ASCENCIÓN DE CRISTO

El cielo da la bienvenida al Señor resucitado.

En ocasión de 1a resurrección [los soldados que guardaban la tumba de Jesús] vieron el resplandor de los ángeles iluminar la noche Y oyeron a los habitantes del cielo cantar con grande gozo y triunfo (DTG 726).

 

Los cantos de alabanza al Redentor de la hueste angélica.

Ven [los soldados que guardaban la tumba de Jesús] a Jesús salir de la tumba, y le oyen proclamar sobre el sepulcro abierto: "yo soy la resurrección y la vida". Mientras sale con majestad y gloria, la hueste angélica se Postra en adoración delante del Redentor, y le da la bienvenida con cantos de alabanza (DTG 725,726).

 

Las alabanzas a Cristo en su ascensión.

Todo el cielo estaba esperando, para dar la bienvenida al Salvador a los atrios celestiales. Mientras ascendía, iba adelante, y la multitud de cautivos libertados en ocasión de su resurrección le seguía. La hueste celestial, con aclamaciones de alabanza y canto celestial, acompañaba al gozoso séquito.

Al acercarse a la ciudad de Dios, la escolta de ángeles demanda:

"Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas, Y entrará el Rey de gloria"

Con gozo, los centinelas de guardia responden: "'¿Quién es este Rey de gloria?"

Dicen esto, no porque no sepan quién es, sino porque quieren oír la respuesta de sublime loor: "Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla.

Alzad, oh puertas, vuestras cabezas, Y alzaos vosotras, puertas eternas,

Y entrará el Rey de gloria". Vuelve a oírse otra vez: " ¿Quién es este Rey de gloria?"

Porque los ángeles no se cansan de oír ensalzar su nombre. Y los ángeles de la escolta responden:

"Jehová de los ejércitos, El es el Rey de la gloria" (Sal. 24: 7-10).

Entonces los portales de la ciudad de Dios se abren, y la muchedumbre de ángeles entra por ellos en medio de una explosión de armonía triunfante. [Jesús] presenta los trofeos de su triunfo; ofrece a Dios la gavilla de las primicias, aquellos que resucitaron con él como representantes de la gran multitud que saldrá de la tumba en su segunda venida. Se acerca al Padre, ante quien hay regocijo por un solo pecador que se arrepiente... Con gozo inefable, los principados y las potestades reconocen la supremacía del Príncipe de la vida. La hueste angélica se postra delante de él, mientras que el alegre clamor llena todos los atrios del cielo: "¡Digno es el Cordero que ha sido inmolado, de recibir el poder, y la riqueza, y la sabiduría, y la fortaleza, la honra, y la gloria, y la bendición!" (Apoc. 5: 12). Porque los ángeles no se cansan de oír ensalzar su nombre. Y Los cantos de triunfo se mezclan con la música de las arpas angelicales, hasta que el cielo parece rebosar de gozo y alabanza. El amor ha vencido. Lo que estaba perdido se ha hallado. El cielo repercute con voces, que en armoniosos acentos proclaman: "¡Bendición, y honra, y gloria, y dominio al que está sentado sobre el trono, y al Cordero, por los siglos de los siglos." (Apoc. 5: 13) (DTG 772, 773, 774).

 

9.- EL CANTO EN LA ULTIMA GRAN CRISIS

Aprendamos ahora el canto de los ángeles.

"El que sacrifica alabanza me honrará" (Sal. 50: 23), dice el Señor. Todos los habitantes del cielo se unen para .alabar a Dios. Aprendamos el canto de los ángeles ahora, para que podamos cantarlo cuando nos unamos a sus huestes resplandecientes. Digamos con el salmista: "Alabaré a Jehová en mi vida: cantaré salmos a mi Dios mientras viviere". "Alábente los pueblos, oh Dios :todos los pueblos te alaben" (Sal. 146: 2; 67: 5) (PP 294).

 

 

Bajo las sombras de la aflicción.

En la plena luz del día, y al oír la música de otras voces, el pájaro enjaulado no cantará lo que su amo procure enseñarle. Aprende un poquito de esto, un trino de aquello, pero nunca una melodía entera y definida. Cubre el amo la jaula, y la pone donde el pájaro no oiga más que el canto que ha de aprender. En la obscuridad lo ensaya y vuelve a ensayar hasta que lo sabe, y prorrumpe en perfecta melodía Después, el pájaro es sacado de la obscuridad, y en lo sucesivo cantará aquel mismo canto en plena luz. Así trata Dios a sus hijos. Tiene un canto que enseñarnos, y cuando lo hayamos aprendido entre las sombras de la aflicción, podremos cantarlo perpetuamente (MC 374).

 

Esperanza en la última crisis.

En medio de las sombras densas de la última gran crisis de la tierra, la luz de Dios alumbrará con más brillo, y se oirá en los acordes más diáfanos y sublimes, el canto de esperanza y confianza. (Ed 166,167).

 

El canto triunfante en la venida de Jesús.

Por un desgarrón de las nubes, una estrella arroja rayos de luz cuyo brillo queda cuadruplicado por el contraste con la oscuridad. Significa esperanza y júbilo para los fieles, pero severidad para los transgresores de la ley de Dios. Los que todo lo sacrificaron por Cristo están entonces seguros, como escondidos en los pliegues del pabellón de Dios. Fueron probados, y ante el mundo y los despreciadores de la verdad, demostraron su fidelidad a Aquel que murió por ellos. Un cambio maravilloso se ha realizado en aquellos que conservaron su integridad ante la misma muerte. Han sido librados como por ensalmo de la sombría y terrible tiranía de los hombres vueltos demonios. Sus semblantes, poco antes tan pálidos, tan llenos de ansiedad y tan macilentos, brillan ahora de admiración, fe y amor. Sus voces se elevan en canto triunfal: "Dios es nuestro refugio y fortaleza; socorro muy bien experimentado en las angustias. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sea conmovida, y aunque las montañas se trasladen al centro de los mares; aunque bramen y se turben sus aguas, aunque tiemblen las montañas causa de su bravura" (Sal. 46: 1-3) (CS 696, 697).

 

10.- EL CANTO DE LOS REDIMIDOS

Un adelanto de la inefable gloria del cielo.

Se me recordó luego la gloria del cielo, el tesoro allegado allí por los fieles. Todo era hermoso y lleno de gloria. Los ángeles cantaban un hermoso himno, luego dejaban de cantar y se quitaban las coronas deslumbrantes, las echaban a los pies del glorioso Jesús, y con voces melodiosas clamaban: "¡Gloria! ¡Aleluya! Me uní con ellos en sus cantos de alabanza y honor al Cordero, y cada vez que abría la boca para loarle, me dominaba un inefable sentido de la gloria que me rodeaba (PE 66).

 

Los cantos de los santos.

Y todos exclamamos: "¡Aleluya! Muy poco nos ha costado el cielo". Pulsamos entonces nuestras áureas arpas, cuyos ecos resonaron en las bóvedas del cielo (PE 17).

 

Los cantos de los hijos de Dios:

Toda la naturaleza, en su incomparable belleza, ofrecerá a Dios tributo de alabanza y adoración. El mundo quedará bañado en luz celestial. La luz de la luna será como la del sol y la luz del sol siete veces más intensa que ahora. Los años transcurrirán alegremente. Y sobre todo, las estrellas de la mañana cantarán juntas, y los hijos de Dios clamarán de gozos mientras que Dios y Cristo declararán a una voz que, "ya no habrá más pecado ,ya no habrá más muerte" (MC 405).

 

El coro de los redimidos y los ángeles.

Deteneos en el umbral de la eternidad., y oíd la misericordiosa bienvenida dada a los que en esta vida cooperaron con Cristo, y consideraron como un privilegio y un honor sufrir por su causa. Con los ángeles, echan sus coronas a los pies del Redentor, exclamando: "El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder y riquezas y sabiduría, y fortaleza, y honra, y gloria y alabanza... Al que está sentado en el trono, y al Cordero; sea la bendición, y la honra, y la gloria, y el poder, para siempre jamás" (Apoc. 5: 12, 13). Allí los redimidos saludan a quienes los encaminaron hacia el Salvador. Se unen en alabanzas a Aquel que murió para que los humanos gozaran una vida tan duradera como la de Dios. Acabó el conflicto. Concluyeron las tribulaciones y las luchas; los cantos de victoria llenan todo el cielo, al rodear los rescatados el trono de Dios. Todos entonan el alegre coro: "Digno, digno es el Cordero que fue inmolado", y que nos rescató para Dios (MC 405).

 

El canto de Moisés y del Cordero.

Este canto y la gran liberación que conmemoraba, hicieron una impresión imborrable en la memoria del pueblo Hebreo. Siglo tras siglo fue repetido por los profetas los cantores de Israel para atestiguar, que Jehová es la fortaleza y la liberación de los que confían en él. Ese canto no pertenece sólo al pueblo judío. Indica la futura destrucción de los enemigos de la justicia, y señala la victoria final del Israel de Dios. El profeta de Patmos vio la multitud vestida de blanco, "los que habían alcanzado la victoria", que estaban sobre "un mar de vidrio mezclado con fuego", teniendo las ropas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero" (Apoc. 15: 2, 3). "No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria; por tu misericordia, por tu verdad" (Sal. 115: 1). Tal fue el espíritu que saturaba el canto de liberación de Israel, y es el espíritu que debe morar en el corazón de los que aman y temen a Dios. Al libertar nuestras almas de la esclavitud del pecado ,Dios ha obrado para nosotros una liberación todavía mayor, que la de los hebreos ante el mar Rojo. Como la hueste hebrea, nosotros debemos alabar al Señor con nuestro corazón, nuestra alma, y nuestra voz, por "sus maravillas para con los hijos de los hombres" (Sal. 107: 8). Los que meditan las grandes misericordias de Dios, y no olvidan sus dones. menores, se llenan de felicidad, y cantan en sus corazones al Señor. Las bendiciones diarias que recibimos de la mano de Dios, y sobre todo, la muerte de Jesús para poner la felicidad y el cielo a nuestro alcance, debieran ser objeto de constante gratitud. ¡Qué compasión, qué amor sin par, nos ha manifestado Dios a nosotros, perdidos pecadores, al unirnos a él, para que seamos su tesoro especial! ¡Qué sacrificio ha hecho nuestro Redentor, para que podamos ser llamados hijos de Dios! Debiéramos alabar a Dios, por la bendita esperanza que nos ofrece en el gran plan de redención, debiéramos alabarle por la herencia celestial, y por sus ricas promesas; debiéramos alabarle porque Jesús vive para interceder por nosotros (PP 293,294).

 

El Rey en su belleza e incomparable encanto.

Aquellos que, con prescindencia de todas las demás cosas, se colocan en las manos de Dios, para ser y hacer todo lo que él quiere que sean y hagan, verán al Rey en su hermosura. Contemplarán su incomparable encanto, y pulsando sus áureas arpas, llenarán todo el cielo de rica música, y de cantos entonados al Cordero (Ev 367).

 

Los cánticos de los benditos.

Los ángeles están esperando con ferviente expectativa el triunfo final del pueblo de Dios, cuando serafines y querubines, y los "miles y cien miles" intensificarán los cánticos de los bendecidos, y celebrarán el triunfo de los logros mediadores en la recuperación del hombre (MeM 316).

 

Las palmas de victoria y las arpas brillantes.

A todos se les pone en la mano la palma de la victoria, y el arpa brillante. Luego que los ángeles que mandan dan la nota, todas las manos tocan con maestría las cuerdas de las arpas, produciendo dulce música en ricos y melodiosos acordes. Dicha indecible estremece todos los corazones, y cada voz se eleva en alabanzas de agradecimiento. "Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre, y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; a él sea gloria e imperio para siempre jamás" (Apoc. 1: 5, 6) (CS 704).

 

El sonido de la música en el cielo.

El profeta percibe allí sonido de música y de canto, cual no ha sido oído por oído mortal alguno, ni concebido por mente humana alguna, a no ser en visiones de Dios."Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sión con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas y retendrán el gozo y alegría y huirá la tristeza y el gemido" (Isa. 35: 10). "Hallarse ha en ella alegría y gozo, alabanza, y voz de cantar" (Isa. 51: 3). "Y habrá cantores con músicos de flautas" (Sal. 87: 7). Estos alzarán su voz, cantarán gozosos en la grandeza de Jehová" (Isa. 24: 14) (PR 539).

 

El canto de los 144.000.

Estos son los que están sobre el monte de Sión con el Cordero, teniendo el nombre del Padre escrito en sus frentes. Cantan el nuevo himno delante del trono, ese himno que nadie Puede aprender, sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que fueron redimidos de la tierra (PR 434).

 

Aclamación en la tierra nueva.

En su cumbre, se asentarán sus pies cuando vuelva. No como varón de dolores, sino como glorioso y triunfante rey, estará sobre el monte de los Olivos mientras que los aleluyas hebreos se mezclan con los hosannas gentiles, y las voces de la grande hueste de los redimidos hagan resonar esta aclamación: Coronadle, Señor de todos (DTG 769, 770).

 

La alabanza de sábado en sábado.

Cuando se produzca "la restauración de todas las cosas, de la cual habló Dios por boca de sus santos profetas que ha habido desde la antigüedad", el sábado de la creación, el día en que Cristo descansó en la tumba de José, será todavía un día de reposo y regocijo. El cielo y la tierra se unirán en alabanza, mientras que "de sábado en sábado", las naciones de los salvos adoraran con gozo a Dios y al Cordero (DTG 714).

 

Un coro eterno de alabanza.

Y a medida que los años de la eternidad transcurran, traerán consigo revelaciones más ricas y aún más gloriosas respecto de Dios y de Cristo. Así como el conocimiento es progresivo así también el amor, la reverencia y la dicha irán en aumento. Cuanto más sepan los hombres acerca de Dios, tanto más admirarán su carácter. A medida que Jesús les descubra la riqueza de la redención y los hechos asombrosos del gran conflicto con Satanás, los corazones de los redimidos se estremecerán con gratitud siempre más ferviente, y con arrebatadora alegría tocarán sus arpas de oro; y miradas de miradas y millares de voces, se unirán para engrosar el potente coro de alabanza. "Y toda cosa creada que esté en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y sobre el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, las oí decir: ¡Bendición, y honra y gloria y dominio al que está sentado sobre el trono, y al Cordero, por los siglos de los siglos!" (Apoc. 5: 13 VM).

El conflicto ha terminado. Ya no hay más pecado, ni pecadores. Todo el universo está purificado. La misma pulsación de armonía y de gozo late en toda la creación. De Aquel que todo lo creó manan vida, luz y contentamiento por toda la extensión del espacio infinito. Desde el átomo más imperceptible, hasta el mundo más vasto, todas las cosas animadas e inanimadas, declaran en su belleza sin mácula, y en júbilo perfecto, que Dios es amor (CS 736, 737).

 

 

Textos tomados de LA VOZ: SU EDUCACIÓN Y USO CORRECTO (ELENA G. DE WHITE)